(999) 9268938 clinica_aire@hotmail.com

Un respiro para tu salud

Atención Integral de Enfermedades Respiratorias

Servicio de Calidad

Nuestros Especialistas

Dra. Esperanza Figueroa Hurtado

Neumología Pediátrica / Broncoscopía

Dr. Gary Kosai Vargas Mendoza

Cirugía de Tórax

Dr. Arturo Cortés Telles

Neumología Adultos Fisiología Respiratoria

Fisiología respiratoria

La fisiología respiratoria es una rama en la fisiología humana que se enfoca en el proceso de respiración, tanto externa, captación de oxígeno (O2) y eliminación de dióxido de carbono (CO2), como interna, utilización e intercambio de gases a nivel tisular.

La cirugía de tórax

Es una especialidad quirúrgica que estudia y trata las enfermedades de los distintos órganos contenidos en el tórax con excepción del corazón y los grandes vasos.También se ocupa de las alteraciones de la pared torácica producidas por malformaciones congénitas, traumas o enfermedades adquiridas.

Broncoscopia

También conocida como fibrobroncoscopia, es una prueba médica que sirve para diagnosticar y tratar enfermedades de las vías respiratorias y de los pulmones. Conoce cómo prepararte para una broncoscopia.
Que es la broncoscopia?

La broncoscopia, también conocida como fibrobroncoscopia, es una prueba médica que sirve para diagnosticar y tratar enfermedades de las vías respiratorias y de los pulmones. Se realiza por medio de un broncoscopio, un aparato que consiste en un tubo de alrededor de medio centímetro de diámetro y de longitud muy variable, dependiendo de la edad del paciente, que tiene una cámara de video en su extremo. Permite ver con claridad el interior de las vías respiratorias en un monitor. El tubo del broncoscopio cuenta además con varios canales en su interior, por donde se pueden introducir distintos instrumentos, y que permiten realizar pruebas diagnósticas como la toma de biopsias, o incluso realizar tratamientos como por ejemplo la cauterización de vasos sangrantes o la extirpación de pólipos.

Tipos de broncoscopios

Hay dos tipos de broncoscopios. El broncoscopio flexible es el que se usa con más frecuencia. Consta de un tubo flexible y delgado que se introduce por la nariz y permite llegar muy lejos en la vía respiratoria con mayor comodidad para el paciente. No se requiere anestesia general para su utilización. El broncoscopio rígido consta de un tubo más grueso, más corto y rígido. Se introduce por la boca y no puede llegar tan lejos como el broncoscopio flexible. Para su utilización se requiere que el paciente esté bajo una anestesia general. La ventaja del broncoscopio rígido es que su luz es muy gruesa. Se utiliza en casos de hemorragias masivas que pueden impedir una correcta visibilidad con el broncoscopio flexible. También se utiliza para realizar biopsias de gran tamaño o para extraer cuerpos extraños grandes que no puedan ser extraídos con el broncoscopio flexible. Hay procedimientos como la dilatación de algún bronquio que se haya estrechado, o la utilización del láser para destruir un tumor, que se realizan por medio del broncoscopio rígido.

Por qué se hace una broncoscopia

Los motivos más frecuentes por los que se puede solicitar la realización de esta prueba son los siguientes:

  • Identificar la causa de algunos síntomas como la tos crónica, el sangrado con la tos (hemoptisis) o la dificultad para respirar.
  • Tomar muestras o biopsias de las vías respiratorias, del pulmón, o de ganglios linfáticos próximos, para estudiar posibles infecciones respiratorias, tumores, u otras enfermedades pulmonares.
  • Diagnosticar y evaluar la extensión del cáncer de pulmón.
  • Extraer cuerpos extraños de la vía respiratoria.
  • Tratar un sangrado que se produzca en las vías respiratorias.
  • Dilatar áreas de la vía respiratoria que se hayan podido estrechar por un tumor u otras patologías. Permite la colocación de un stent, que es como un muelle autoexpandible, que dilata la zona estenosada y la mantiene abierta.
  • Tratar el cáncer de pulmón por medio del láser o colocando cerca sustancias radioactivas (braquiterapia)
Preparación para la broncoscopia

Estas son las cuestiones que debes tener en cuenta en la preparación previa a someterte a una broncoscopia:  Duración: la prueba se realiza en unos 30 minutos, aunque puede llevar más tiempo dependiendo de los hallazgos que se encuentren, o si se hace algún procedimiento terapéutico o toma de biopsias. Ingreso: la broncoscopia más habitual, es decir la broncoscopia flexible, se puede hacer de forma ambulatoria. La broncoscopia rígida requiere anestesia general y puede precisar ingreso. ¿Es necesario ir acompañada?: se suele administrar un sedante para que permanezca tranquilo durante la prueba, por lo que es recomendable que le acompañe alguien para llevarle luego a casa. Medicamentos: no se requiere ninguna medicación especial. Comida: es necesario permanecer sin ingerir agua ni alimentos durante las 8-10 horas previas a la prueba. Ropa: puede llevar la ropa que desee pero conviene que sea fácil de quitar, pues le quitarán la mayoría de la ropa y le facilitarán una bata de hospital. Documentos: debe llevar el consentimiento informado, que es un papel donde le explican en qué consiste la prueba y sus posibles riesgos. Debe leerlo atentamente y llevarlo firmado. Debe llevar el volante de solicitud de la prueba. Contraindicaciones: No conviene hacer una broncoscopia en los siguientes casos:

  • Enfermos “inestables” o graves con hipotensión importante, arritmias graves, etcétera.
  • En enfermos con insuficiencia respiratoria que no vayan a tolerar la prueba. En estos casos a veces se puede hacer bajo anestesia general e intubado en una Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI)
  • El embarazo es una contraindicación relativa.
  • Problemas de coagulación graves.

Embarazo y lactancia: en general debe evitarse la realización de la prueba durante el embarazo, aunque en ocasiones se podría realizar si se considera que los beneficios superan a los riesgos. Se utilizará la mínima dosis de sedantes posibles y siempre con medicaciones seguras para el feto. La lactancia en general no contraindica la realización de la prueba. Los sedantes que se administran para realizar el procedimiento en general no suponen un riesgo para el lactante, a menos que tenga problemas respiratorios graves.

Otras consideraciones respecto a la broncoscopia

Deberá decirle al médico si tiene alergia a medicamentos, especialmente a anestésicos. Si está tomando aspirina o antiinflamatorios puede que le indique que pare de tomarlos los 7-14 días previos a la prueba. Esto se debe a que la aspirina y los antiinflamatorios facilitarían el sangrado en caso de que haga falta tomarle una biopsia o quitar un pólipo. El médico le indicará cuándo retomar esta medicación. Si está tomando anticoagulantes es muy importante advertírselo al médico, pues será necesario suspenderlos temporalmente. El médico le dará instrucciones en este sentido dependiendo del anticoagulante que tome.

Cómo se hace la broncoscopia
La broncoscopia la suele hacer un médico especialista en neumología junto con un asistente que puede ser personal de enfermería. Lo más frecuente es que se utilice un broncoscopio flexible. Inicialmente le dirán que se desvista de cintura para arriba y se ponga una bata de hospital. También tendrá que despojarse de dentadura postiza, sonotone, lentillas, gafas, joyas, etcétera, y no llevar maquillaje. Es una buena idea ir a orinar antes de la prueba para que no le entren ganas durante el procedimiento. Se le cogerá una vía intravenosa en el brazo. Por allí se puede pasar un medicamento que le hará estar relajado y somnoliento durante la prueba. Es posible que después no recuerde mucho del procedimiento. Le pondrán unos electrodos para controlar la frecuencia cardiaca y la cantidad de oxígeno en la sangre durante la prueba. También le controlarán la tensión arterial. Se suele administrar un spray anestésico en la nariz y la garganta para disminuir las molestias y facilitar la introducción del broncoscopio. La prueba se suele realizar sentado en una silla parecida a la de los dentistas. El médico procederá a introducir elbroncoscopio previamente lubricado por la nariz, aunque en ocasiones puede introducirse por la boca. Se llega hasta las cuerdas vocales, donde se administra más spray anestésico. Puede que el médico le diga que coja aire fuerte para que el tubo pase las cuerdas vocales. Es importante que no intente hablar durante el procedimiento. Posteriormente el médico examinará la tráquea y los bronquios. El médico cuenta con diversas herramientas como micropinzas, microtijeras, etcétera que se pueden meter a través de los canales de los que dispone el broncoscopio, y que le permiten realizar algunos procedimientos diagnósticos o terapéuticos. Por ejemplo, puede aspirar secreciones, tomar una biopsia, eliminar un pólipo, coagular una hemorragia, eliminar un cuerpo extraño, etcétera. En ocasiones se puede utilizar a la vez una máquina de rayos X, que estará situada encima de usted, y que permite sacar imágenes radiográficas que pueden verse en una pantalla de vídeo. Esto ayuda al médico a localizar ciertas zonas del pulmón y a realizar los diversos procedimientos. Tras todo ello, el broncoscopio se sacará cuidadosamente, y puede que le dejen 2-3 horas en observación en alguna sala anexa hasta que se recupere del efecto del sedante. Como le habrán aplicado un anestésico en la garganta, es necesario no comer ni beber hasta que se pase el efecto de la anestesia. En caso contrario, podría suceder que el alimento se fuera por la vía respiratoria. También se recomienda escupir la saliva y no tragarla hasta que note que se le ha pasado el anestésico de la garganta. Es recomendable que no conduzca ni maneje maquinaria peligrosa durante las 12 horas siguientes a la prueba. No debe fumar al menos durante 24 horas. Su médico le indicará cuándo puede comer con normalidad y reiniciar las actividades habituales. Esto depende del procedimiento que le hayan hecho y la medicación que le hayan suministrado. La broncoscopia rígida se realiza tumbado y bajo anestesia general. Hace falta que esté intubado, es decir, que tenga un tubo colocado en la tráquea para poder respirar. Este tubo se conecta a una máquina que es la que le insufla aire. Entonces se procede a introducir el endoscopio rígido y a hacer la toma de muestras o algún procedimiento terapéutico.
Complicaciones de la broncoscopia
La broncoscopia es una prueba muy segura. También es raro tener efectos secundarios derivados de los medicamentos que le pueden administrar como sedantes. El spray anestésico que le aplicarán en la garganta sabe algo amargo y hace que note hormigueo e inflamación en la garganta y en la lengua. Se puede notar presión en el pecho o tener algo de náuseas o tos mientras se mueve el broncoscopio. La vía respiratoria no se bloquea nunca durante la prueba, pero si nota alguna molestia importante se lo podrá indicar al médico dándole un pequeño golpe en el brazo o con alguna señal previamente acordada. Tras el procedimiento se sentirá somnoliento durante unas horas y es probable que no recuerde gran parte de lo sucedido. Podría notar algunas molestias en la garganta durante unos días. Estas molestias pueden calmarse si hace gárgaras con agua tibia con sal. Si le han hecho una biopsia o le han extirpado un pólipo puede toser con algo de sangre durante unos días. Es muy raro que haya una complicación grave por una broncoscopia, aunque puede ocurrir. En raras ocasiones el procedimiento puede originar arritmias cardiacas o espasmo de los bronquios, que pueden dificultar la respiración (como ocurre en el asma). A veces, el broncoscopio puede dañar la superficie de la mucosa y originar sangrado. Si se perfora el pulmón puede entrar aire entre el pulmón y la pared del tórax y provocar un colapso del pulmón, complicación que se llama neumotórax. También existe un mínimo riesgo de infección por el procedimiento. Se han descrito casos excepcionales de muerte debido a la realización de la prueba. Tener unas décimas tras la prueba puede ser normal. Sin embargo, si después de la prueba nota dolor en el pecho, dificultad para respirar, fiebre mayor de 38ºC, mareos intensos, expectora una cantidad apreciable de sangre, o tiene algún otro síntoma que le preocupe, debe contactar inmediatamente con su médico.
Resultados de la broncoscopia
Durante la broncoscopia se ve la superficie de la vía respiratoria, con lo que el médico puede diagnosticar directamente muchas patologías. Es posible que le adelante algún resultado el día de la prueba. El especialista hará un informe escrito que le entregarán a los pocos días de la realización de la prueba, posiblemente junto con algunas fotos de posibles hallazgos patológicos como pólipos, úlceras o tumores. En caso de que se hayan tomado biopsias, las muestras serán estudiadas al microscopio por un patólogo y se hará un informe aparte con este resultado. También puede que se hayan cogido muestras para un estudio microbiológico de posibles infecciones pulmonares. Esto dará lugar a un tercer informe por parte de un especialista de microbiología. Todos estos resultados pueden tardar varias semanas en estar disponibles. El informe del resultado de la broncoscopia incluirá datos sobre la tolerancia a la prueba, los territorios explorados con el broncoscopio, la medicación que se le ha administrado y posibles eventualidades que hayan ocurrido durante la prueba. Se describirá el aspecto de la vía respiratoria y posibles patologías como pólipos, divertículos, tumores, úlceras, hemorragias, inflamaciones, etcétera. Se especificarán posibles procedimientos diagnósticos o terapéuticos que se hayan realizado, como la toma de biopsias o extirpación de pólipos, y a qué laboratorio se han enviado las muestras extraídas. El informe se completará en unas semanas con los resultados de estas muestras. El médico que le ha pedido la prueba le dará los resultados y le indicará a necesidad de hacer otras exploraciones complementarias o de seguir algún tratamiento.

Nuestros Servicios

TRASTORNOS RESPIRATORIOS

FIBROSIS PULMONAR

DIFICULTAD RESPIRATORIA

ENFISEMA PULMONAR

ENFISEMA PULMONAR

FIBROSIS PULMONAR

FIBROSIS PULMONAR

NEUMONIA

NEUMONIA

RINITIS ALÉRGICA

TOS CRONICA

ENFISEMA PULMONAR

ASMA

ASMA

Sucursal Centro

Centro Médico de Las Américas
lunes a viernes de 4pm a 8 pm
sábados 11 a 2pm
calle 54 x Av. Pérez Ponce 33A # 365 Consultorio 208 Edificio principal CMA.

Sucursal Altabrisa

Edificio 1000enium – consultorio 411
calle 15 #491 fracc. Altabrisa